Inicio > Fotografía > BLANCO Y NEGRO

BLANCO Y NEGRO

El curso de fotografía no deja de sorprenderme, una nueva misión que nos manda el profesor es asistir a una exposición de fotografía contemporánea, gratuita por cierto. Admito que es la primera vez que voy a una exposición de este tipo, he ido anteriormente a exposiciones pero de pinturas ¿Cómo será ahora? ¿Resultara una nueva aventura?
Cuando llegué vi un edificio grande con espejos, le daban un toque de elegancia y se reflejaba en él la cuadra del frente, subí algunos escalones y entre al salón, una corriente de aire frio que acondicionaba el ambiente, me dio la bienvenida, unos pasos más en línea recta y observo un cuerpo en blanco y negro, decía cuerpo humano en la pared, eran cuatro imágenes que complementaban una, pies, muslos, tronco y hombros. Al lado derecho cuatro cuadros con imágenes de tuberías de una fábrica eran parte una composición de una pareja de alemanes, que al retratar esto rompía con las reglas y demostraba que aquel tipo de fotografías encajaba perfectamente en tiempos contemporáneos.
Siguiendo por el pasillo, mirando a cada lado, me fije en las imágenes de los interiores de las casas las cuales tenían un juego de luces, reflejaban ambientes de tranquilidad al captar la luz natural y soledad cuando el ambiente era oscuro y la luz tenue. Al mirar de frente pude notar alrededor de cuarenta rectángulos medianos, me fui acercando y vi que eran fotografías de paisajes tomados en diferentes lugares, diversos climas y estaciones, a simple vista parecían pinturas pero eran fotografías.
Seguí recorriendo aquel pequeño salón, grande en significado e interpretación. Unos pasos más a la izquierda, casi tropiezo con un cuadro a recostado entre la pared y el suelo…

Era un cuadro con una fotografía blanco y negro, un marco encerraba unos pies descalzos, uno delante y otro detrás a modalidad de un paso, seguido a ello estaban unos botines antiguos persiguiendo aquellos pies pálidos cada uno atado con los pasadores del zapato, se entendía que había esclavitud por parte de las cosas que pertenecen a uno mismo o de aquellas cosas que ciertamente somos cómplices.
Saliendo del salón de exposición, vi unos asientos modernos, cómodos y acolchonados, no dude en sentarme, elegí el puff de color naranja, pero sentí que me hundía y que estaría allí no unos minutos si no algunas horas, mirando alrededor en la mesa que estaba al nivel de donde me senté cómodamente, habían unos libros que me daba curiosidad verlos, a distancia leí Fernando La Rosa y “el chino” Carlos Domínguez, reconocí al último porque había leído días atrás un suplemento dominical en un diario sobre él y su lamentable muerte en febrero de este año. Tomé el libro y atentamente observe página por página, se trataba de una recopilación de fotos de aquellos dos grandes fotógrafos peruanos, parece un álbum de fotos pero no es familiar como el que tengo en casa, es artístico. Son imágenes en blanco y negro, un contraste y brillo preciso, con o sin personas, encuadres complejos y simples, composiciones muy creativas y expresivas, en un descuido y fastidio del ruido que emitía mi estomago en un lugar muy silencioso, despego mis ojos de aquel libro y miro el reloj, habían pasado más de dos horas, tenía que irme, tenía que comer algo para calmar el rugido de mi estomago, así que dejaré aquel material hasta la próxima vez en que pueda verlos.

Anuncios
Categorías:Fotografía
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: